Make your own free website on Tripod.com

Comunicados/Artículos

Derrame Petrolero Chiriqui Grande
.
Alerta Civico Ambiental a OXY, DUTEMP, Centro Energetico en Panamá
Oilwatch Panamá: Pronunciamiento ante Cumbre de la OEA
Petroterminales, Refineria de OXY y Derrame
Derrame Petrolero Chiriqui Grande
Costas y Conflictos Socioambientales en el Istmo
Llamado de Oilwatch Panamá al Foro Americalatina-Unión Europea sobre Energías Renovables

Pronunciamiento de Oilwatch Sobre Derrame de Crudo el Chiriqui Grande

ALERTA PETROLERA- Pronunciamiento de Oilwatch Mesoamérica Panama / Sobre el derrame de PTP en la Bahía de Chiriquí Grande, Panamá, ocurrido el 4 de febrero 2007.

Se emite luego de una visita de monitoreo, entrevistas con lugareños y trabajadores de PTP, así como documentación del caso. Visita realizada del 27de febrero al 2 de marzo 2007.

Ante el terrible crimen contra la naturaleza, el sustento alimentario, derechos humanos y la salud de las comunidades costeras del distrito de Chiriquí Grande producido por el derrame de crudo en las instalaciones de la empresa Petroterminales de Panamá (PTP) Oilwatch Mesoamerica, red internacional ecologista de resistencia frente a la industria petrolera, hace pública su preocupación y llamado ciudadano luego de realizar un monitoreo por las áreas afectadas.

CAUSAS DEL DERRAME
Infraestructura obsoleta y trabajadores no capacitados son la causa del derrame.
Según los datos de periódico La Prensa (9-02-07) El accidente ocurrió cuando se bombeaba crudo a la nave Petrosvsk, y se provocó una rotura de una de las válvulas hidráulicas que abastecen a los barcos que se acodan a las monoboyas.

Un trabajador que no quiere dar su nombre por miedo a eventuales represalias, comentó lo siguiente: "a la tubería le entro aire, cuando eso sucede tiembla un poco, el barco sintió el temblor y cerró la llave. El personal en la planta, que no sabia lo que era eso, cerró la llave y el aire quedó dentro de la tubería y ésta explotó. Llovió petróleo en los techos de las casas, en las entradas, en la cabeza de algunos..."

Lo que sí se sabe es que esta infraestructura tenía una vida útil de 10 años y ya lleva más de 30 años operando en la zona. Además, que la empresa viene sustituyendo a los trabajadores veteranos por otros jóvenes a los que no les ha dado la capacitación necesaria para operar la maquinaria correctamente.
En iguales condiciones se encuentran las instalaciones de PTP en la Bahía de Charco Azul, Provincia de Chiriquí, han denunciado pescadores del área, lo cual significa un peligro latente también en esta zona.

SOBRE LOS VERDADEROS IMPACTOS DEL DERRAME

No se sabe a ciencia cierta si se trata de 60 000 galones o de 210 000. 740 hectáreas en el mar han sido contaminadas. PTP y ANAM no han hecho un informe público aún.

Sin embargo, los primeros sondeos indican una grave afectación a las formas de vida de las comunidades.
Como suele suceder con la industria petrolera, la empresa PTP, responsable del derrame, ha querido esconder las evidencias y no ha dado muestras de buena voluntad en la reparación de los ecosistemas y de los daños a los pescadores.

Por ahora no existe un diagnóstico integral sobre los verdaderos impactos que ha ocasionado..

Por otro lado, como suele ocurrir en estos casos, es muy difícil cuantificar en dinero lo que cuesta una hectárea de manglar, de arrecifes de coral o de bancos enteros de peces. Cuando se pierden estos recursos que son fuente de bienestar de las comunidades que los usan, la vida cotidiana de estas queda severamente dañada.

Se han podido constatar impactos evidentes y severos en al menos 5 comunidades indígenas. Según información del Congreso Regional Ngöbe Buglé, el derrame llegó a la Isla Tigre, Cayo de Agua, Guariviara, Mancreek, Bahía Ballena y Punta Laurel, lugares donde se ha reportado la muerte de la fauna marina. (La Prensa 9-02-07)

Caso de Ballena, indicador de un impacto severo en la salud y el bienestar
Ballena es una comunidad rodeada de manglar, de unos 48 habitantes. El único acceso que se tiene desde Chiriquí es por mar, y su actividad principal es el la pesca para consumo y para la venta. David Silva, dirigente comunal declaró lo siguiente:

"Ahí el crudo llego hasta el día 5, pero el 4 todos comieron pescado y mariscos, toda la comunidad se enfermó, hay unos que todavía están enfermos ...los niños tienen granos por el cuerpo y la cabeza, diarrea, vomito, dolor de cabeza, estos síntomas sucedieron durante una semana. Algunos personas mayores continúan enfermos con vomito y diarrea con dolor de cabeza y dolor de ojos."

Julio Santo un dirigente mayor de 60 años declaró que el andaba pescando y el 5 y cayó al agua, desde ese día tiene mareos, dolor de cabeza, dolor de ojos, vómito. Dice que continúa enfermo..

Jani Palacios tiene los mismo síntomas, pero vomita sangre.

Mireya Guerra comentó:
"Los cerdos, las gallinas, las vacas, todo se ha ido muriendo de poco a poco, ellos (la empresa) no han querido darnos nada por el ganado muerto"

Emiliano Guerra denuncia: "ellos nos están matando, aquí todos nos dedicamos a la pesca, para comer todos los días, camarón, pescado.Las mujeres buscan conchas o cambute...de eso vivimos...ellos nos destruyeron todo, ahora no va a haber camarón, todo el manglar esta negro lleno de petróleo..."

La empresa PTP debe dar la cara y reconocer los verdaderos impactos ambientales y sociales. Debe además hacer compromiso público de reparar los daños y los ecosistemas, y por supuesto a cumplir con normas y estándares adecuados para seguir operando.

¿LIMPIAR" O ESCONDER LA EVIDENCIA?
Las empresas irresponsables como PTP a menudo intentan emplear a las comunidades que contaminan para que limpien ellos mismos lo que ellas han causado. En la zona afectada en Chiriqui Grande a finales del mes de febrero se puede confirmar un mes después que las labores de limpieza continúan fuertemente:
Don Jorge Contreras , botero poblador de Chiriquí Grande, confirma "contrataron a 300 pobladores para la limpieza. Pagan $2 por hora, eso es mucho dinero para un indígena de acá, así llevan casi un mes, todo estaba negro, el manglar, olía muy raro y alguna gente se enfermo" "la empresa fumigo con avionetas y con bombas pero no han parado por 3 semanas".

Para las labores de limpieza se contrató además a la empresa Ocean Pollution Control(OPC) que es la empresa autorizada para atender los casos de derrames. Además de eso la empresa contrató 150 personas (posiblemente 300 en total- en dos turnos) para que ayuden en labores de limpieza.
La autoridad Marítima de Panama (AMP) autorizó utilizar del dispersante Corexit 9527, el cual se utiliza internacionalmente. La función de este químico es dispersión de las manchas por agentes químicos que disminuyen la tensión superficial del crudo. Los dispersantes como el Coterix 9527 pueden ser más tóxicos que el propio petróleo y en investigaciones científicas se ha confirmado que daña los huevos de camarones, erizos de mar, langostinos, y los ciclos biogeoquímicos del océano, dañando así la biodiversidad marina, de ahí que en países petroleros como Venezuela, han sido reemplazado por otros limpiadores basados en cera abeja, menos contaminantes.

Preocupa que las labores de limpieza se realicen para esconder el crudo, no para restaurar los ecosistemas. Según testigos del proceso, lo que hacen las trabajadores es recoger todas las piedras y flora con crudo, retirarla del lugar, así como lavar las piedras con el químico dispersante ya mencionado.
El químico dispersante es más tóxico que la mancha de crudo, por lo que se evidencia que el interés es que no se vea la mancha, no descontaminar el ecosistema para que sea seguro.

SOBRE PTP Y SU RESPUESTA A LAS COMUNIDADES

A un mes del derrame, la empresa PTP no da la cara a las comunidades afectadas. Comunidades enteras que ya no tienen sus fuentes de subsistencia pues la pesca está contaminada, no reciben más que un pollo y una bolsa de arroz por semana, y no se sabe por cuanto tiempo más.

PTP ha ofrecido además $100 por familia afectada, a cambio de haber destruido con su negligencia sus formas de vida sustentable.

David Silva comentó : "la empresa vino aquí, fumigó y limpió las piedras y lo que salía del mar, pero después se fue ..nos dijo que no pescara..y que nos iban a dar una indemnización de 100 dólares por familia...y eso todavía ni se sabe bien..que si contratábamos abogado para defender nuestro derecho no daría indenminazación.."

Dice Mireya Guerra: "la empresa viene una vez por semana y deja una bolsa de arroz y una libra de pollo por familia y eso es todo, nos están matando de hambre.

Por otro lado no se habla de ningún tipo de reparación de los daños ambientales, o de diagnóstico integral para saber cual es el impacto real de este derrame.

SOBRE LA COMPLACENCIA DE LAS AUTORIDADES PANAMEæ#145;AS

Al permitir a la empresa eliminar la evidencia con el dispersante Coterix 9527, se nota una actitud pasiva y complaciente de parte de la autoridades panameñas para con la empresa y un desamparo para el bienestar de las comunidades, que debería ser la prioridad de las autoridades. Y así mismo, dejar operar a PTP con instalaciones deterioradas y medidas de seguridad deficiente como usar personal sin experiencia, deja mucho que pensar.
Agustín Palacios confirmó que a Ballena llegó el Ministerio de Salud un par de veces a atenderlos pero,"ellos querían ver muertos, pero como estamos muriendo de apoco no les importo se fueron y no volvieron". Ello revela un desconocimiento total de las autoridades de salud sobre los impactos de los hidrocarburos para los humanos.

Tampoco está claro que tipo de módulos diagnósticos del impacto en los ecosistemas marinos y la economía y bienestar local están usando. Esto es algo que si no lo hace la PTP, al menos debería ser asumido por ANAM junto a otras autoridades e instituciones públicas, si es que realmente existe una voluntad de reparación al menos de los daños inmediatos.

Se conoce que la Dirección de Protección de la Calidad Ambiental iba a levantar las evidencias e iniciar un proceso administrativo contra las empresas y que las sanciones dependen de la contaminación. No se sabe si esto ya se ejecutó, al menos no se han hecho públicas las acciones del gobierno, como debería ser en aras de la transparencia.

SOBRE LA DENUNCIA LEGAL Y Pæ#154;BLICA
Existe un proceso de documentación y preparación de una denuncia legal. El proceso de consenso sobre las demandas frente a la empresa ya se ha iniciado.

Apoyamos a las comunidades y organizaciones de Chiriquí Grande y Panamá en su proceso de denuncia, ya sea legal y/o pública. Los habitantes de Chiriquí Grande y las comunidades directamente afectadas no deben claudicar, renunciar a sus derechos a cambio de unos cuantos dólares. Lo que han perdido vale mucho más que eso y esta empresa debe reconocerlo y rectificar, o cerrar sus operaciones.
Si PTP no cambia su política frente al medio ambiente los derrames continuarán aumentando los ya cuantiosos y públicamente denunciados impactos ambientales negativos que pesan hoy sobre las costas bocatoreñas, patrimonio de sus comunidades y el pueblo panameño. En otras palabras, otros derrames significarían el fin del sustento de las comunidades y belleza ecoturisticas de la zona.

LA EXPERIENCIA EN OTRAS LATITUDES
La industria petrolera actúa con impunidad alrededor del mundo. Sus principales armas son dividir a la comunidad, sobornar líderes e instituciones, e indemnizar por migajas para evadir juicios y responsabilidades mayores. Sin embargo las comunidades afectadas y amenazadas han aprendido a monitorear y denunciar por su cuenta, y es en la difusión de estas realidades que está la fuerza de una reivindicación. Existen por ejemplo en la amazonía Ecuatoriana redes de monitores ambientales que documentan el día a día de las actividades petroleras.

LA IMPORTANCIA DE ORGANIZARSE, LUCHAR POR LA DIGNIDAD Y JUSTICIA AMBIENTAL

En la experiencia demuestra que no hay nada más efectivo que la unidad en la lucha de las comunidades. Las empresas e instituciones públicas, e incluso algunas ONGs poco serias, tratarán de llegar a acuerdos en los que las comunidades renuncien a su derecho a enjuiciar a estas empresas ecosidas.
Estar confundidos, divididos por diferencias en las demandas, debilita las reivindicaciones. De ahí que apoyamos la resistencia y la denuncia nacional e internacional que puedan hacer las mismas comunidades, en su búsqueda de justicia ambiental y social.

SOBRE EL MONITOREO DE OILWATCH Y SU SEGUMIENTO DESDE LA REGIæ#147;N
Oilwatch Mesoamerica, su Oficina Facilitadora y Oilwatch Panamá, continuará realizando monitoreo, y observación, llevando la denuncia y a conocimiento público en espacios internacionales. A su vez realizará capacitación a las comunidades en cuanto a los impactos de este tipo de derrames y cómo documentarlos para defenderse legal y públicamente. Las experiencias como red de otros muchos casos alrededor del mundo también es un aporte concreto de la Red, que permite aprender y diseñar estrategias efectivas de denuncia.
¡Ni un Derrame Más!
¡Exigimos Justicia Ambiental!

www.oilwatchmesoamerica.org
http://oilwatchpanama.tripod.com