Make your own free website on Tripod.com

Comunicados/Artículos

Costas y Conflictos Socioambientales en el Istmo
.
Alerta Civico Ambiental a OXY, DUTEMP, Centro Energetico en Panamá
Oilwatch Panamá: Pronunciamiento ante Cumbre de la OEA
Petroterminales, Refineria de OXY y Derrame
Derrame Petrolero Chiriqui Grande
Costas y Conflictos Socioambientales en el Istmo
Llamado de Oilwatch Panamá al Foro Americalatina-Unión Europea sobre Energías Renovables

Costas y conflictos Socioambientales en el Istmo

 

 

Hace unos días un conocido biólogo marino explicaba cómo los arrecifes son el reflejo de la salud de los ecositemas, que la tala de un bosque que ocurre a kilometros, continente a dentro, puede pruducir el aumento de los niveles de sedimentos transportados por las lluvias, afectando la productividad de los mismos.

 

Continente adentro también, los efectos del fenómeno del Cambio Climático hacen que las lluvias de cosecha cambien agresivamente su ciclo, produciendo un desorden hidrológico y con ello afectando la vida en general. Los ríos que antes no se secaban ahora sí y en tiempo de lluvia producen inundaciones. Con la fuerte presión de un irreverente crecimiento de la frontera agrícola, buscando mayor rentabilidad, aumenta el uso de herbicidas, abonos "instantáneos", y el uso de semillas sin referencia genética del entorno, lo cual modifica el equilibrio genético de los ecosistemas continentales y su productividad. Sin hablar de las aguas servidas no tratadas, todos estos lastres ambientales van a dar, vía los ríos, a las costas, generando otros impactos, tanto en el propio ecosistema costero como en la gente que vive de ellos. La realidad nos ilustra sola, de las diez comunidades de pescadores que visité en el 2006, sólo tres me dijeron que la pesca está buena. No hace mucho, pudimos ver en los noticieros locales, a los pescadores de Aguadulce, Coclé, protestando porque quieren usar mayas más pequeñas. La realidad es que las costas panameñas están mermando su productividad ecosistematica, el desequilibrio es cada vez mayor. Y lejos de plantear lógicas de desarrollo sustentable, los gobiernos sucedidos parecen no comprender lo que la ciencia dice.

 

El caso del archipiélago de Bocas del Toro es emblemático, las consecuencias del modelo de "industria turística" allí instaurado es lamentable; cuatro estudios han sugerido ya su situación ambiental apremiante, sin embargo, el gobierno aprueba el desarrollo del proyecto de construcción residencial Red Frog Beach sobre isla Bastimentos, y tantos otros. Por si fuera poco, se abre a la venta más de una docena de islas, y la especulación de tierras costeras continúa vertiginosamente. Empresas de bienes raíces modifican entornos comunitarios y ambientales, en uno de los muchos casos, el de Empresa Panamá Paradise en Playa El Flor, sur de Veraguas, donde han modificado los entorno de escorrentías a la costa, con impactos indeterminados.

 

Las consecuencias de transporte de combustibles fósiles por el Canal de Panamá viene a ser otra cuota significativa de impactos ambientales. En los últimos 5 años, según la empresa OPC se han reportado y atendido unos 300 derrames de hidrocarburos en costas Panameñas, sin contabilizar los que no se reportan, los pequeños o los ocurren en mares territoriales adyacentes. Cada año un alto porcentaje de barcos que usan el Canal y puertos tiene un derrame. La continuidad de los derrames con la ampliación de la vía interoceánica aumentará los impactos negativos sobre nuestras costas, al aumentar el flujo de transporte interoceánico. Un estudio reciente señala que en algunas áreas de nuestras costas la contaminación por hidrocarburos  superaba los 2.8 mg/L hasta 7.5 mg/L, es decir, niveles de contaminación por encima de los estándares internacionales(ANAM, URS Holdings, Inc. Estudio Científico y Técnico, Aguas Marinas y Costeras. Enero del 2005).

 

El futuro de nuestros ecosistemas costeros se torna preocupante. Hay una centena de proyectos hidroeléctricos que vendrían a modificar aún más el equilibrio hidrológico que sostienen los biomas costeros, se suma a ello las exploraciones petroleras en Golfo de Darién, la construccion de gasducto desde Colombia y Venezuela por el caribe que va asociado a los proyectos de exploración de hidrocarburos(gas) frentre a Kuna Yala, la construcción de la megarefineria regional del Plan Puebla Panamá, así como de la reestructuraciones del oleoducto al occidente del país entre la costas de Puerto Armuelles y Bocas del Toro, y otro entre Arraiján y Colón.

La continuidad del crecimiento de la frontera agrícola con monocultivos con la futura apertura de producción de etanol para Estados Unidos en el TLC y para la Unión Europea,  así como la ausencia de planificación urbana y la pujante construcción de asentamientos humanos sin previsiones ambientales son otros de los fenómenos de alto impacto para las costas, lo cual ya muestra las señales de aumento de los conflictos socioambientales.

 

Sin embargo, pese a la lógica de insustentabilidad del modelo de desarrollo vigente, el sentido ecociudadano, el de la etica de la vida, ya se hace evidente en movimientos en flujo como ese hermoso proyecto llamado Almanaqueazul.org, que quiere que los panameños ya no vivamos más de espaldas a nuestras costas. Encontramos a comunidades organizadas defendiendo sus ríos, sus nichos ambientales comunitarios de conveviencia socieconómica o simplemente buscando sus propios mecanismos de desarrollo local a través del turismo sustentable como es el caso del pueblo Kuna en su archipiélago, o el colectivo de mujeres Maria Auxiliadora en el sur de Veraguas, y tantas otras pequeñas experiencias de sustenbilidad local, que vale la pena sistematizar para hacerlas parte de una gran iniciativa de sustentabilidad que reclamen los movimientos sociales.    

 

 

Jose Gonzalez Jaramillo